Los profesionales de salud mental tienen un papel significante no solamente en el tratamiento y la rehabilitación de víctimas de tortura, pero también en la prevención de la tortura a través de la evaluación psicológica de presuntas víctimas de tortura y preparando informes sobre los hallazgos para los procedimientos legales relacionados. El Protocolo de Estambul muestra los diferentes aspectos de esta función y proporciona pautas sobre cómo se puede llevar a cabo en la práctica. 

Download

By continuing your visit to this website, you accept the use of cookies in accordance with our privacy policy. Yes I accept